FUNDACIONES DE INTERES PRIVADO PANAMEÑAS


La Ley No. 25 del 12 de Junio de 1995, la cual crea las fundaciones de interés privado, está basada en las leyes de fundaciones familiares de Liechtenstein, del principado de Liechtenstein en Europa.

Podemos definir una Fundación de Interés Privado como una persona jurídica de derecho privado, a la que el o los fundadores le destinan un patrimonio o bienes para los fines específicos señalados en el acta fundacional, pudiendo ser beneficiarios los mismos fundadores, para que tenga vigencia desde su constitución o después de la muerte del o de los fundadores y cuyo patrimonio no puede ser objeto de acciones judiciales.  El logro de los fines de la Fundación se le encarga a personas naturales que se denominan miembros del Consejo de Fundación y que pasan a ser una especie de Junta Directiva, y cuyos nombres deberán constar en el Acta Fundacional.

A diferencia de las sociedades, las Fundaciones de Interés Privado no tienen junta de accionistas, ni junta directiva que decida, maneje y administre los negocios sociales. Las Fundaciones de Interés Privado tienen un Consejo de Fundación que debe estar compuesto por tres personas naturales o una persona jurídica. El Consejo de Fundación tendrá a su cargo el cumplimiento de los fines u objetivos de la fundación.

La ley señala que el consejo de fundación tendrá entre sus obligaciones y deberes generales, administrar los bienes de la fundación de acuerdo con lo dispuesto en el acta fundacional o sus reglamentos, informar a los beneficiarios sobre la situación patrimonial de la fundación, entregar a los beneficiarios de la fundación los bienes y/o recursos que se hayan establecido a favor de los beneficiarios, realizar contratos y demás actos jurídicos que la ley de fundaciones y demás disposiciones legales o reglamentarias que le sea aplicable y principalmente, celebrar actos, contratos o negocios jurídicos que resulten convenientes o necesarios para cumplir el objeto de la fundación e incluir en los contratos, convenios y demás instrumentos de obligaciones, cláusulas y condiciones necesarias y convenientes, que se ajusten a los fines de la fundación y que no sean contrarias a la ley, el orden público y las buenas costumbres.

La fundación no tiene socios, participantes o accionistas. Después de su constitución, EL FUNDADOR no adquiere tales derechos en conexión con los activos del fondo autónomo. Sin embargo, La Ley reconoce a los beneficiarios, es decir, las personas en cuyo provecho se organiza y se realizan los propósitos de la Fundación, entre los cuales se puede incluir a EL FUNDADOR, los derechos y privilegios de la Fundación.

El patrimonio de la Fundación podrá ser aumentado de tiempo en tiempo por el(los) creador(es) de la Fundación que se denominará (n) EL FUNDADOR o por cualquier persona. A su vez, las personas e instituciones que reciben el beneficio de la fundación se denominan LOS BENEFICIARIOS. El fondo o patrimonio donado se separa de los activos personales de EL FUNDADOR, es decir, se vuelve autónomo y adquiere personería jurídica independiente, en otras palabras, se constituye en una Fundación Privada.

Cabe señalar que la diferencia principal entre este tipo de Fundación de Interés Privado y las Fundaciones de Caridad o de Fines Científicos, es que las últimas deben ser autorizadas por el Ministerio de Gobierno y Justicia de la República de Panamá, mientras que las Fundaciones de Interés Privado comienzan a existir o adquieren personalidad jurídica o legal cuando se inscriben debidamente en el Registro Público, para lo cual deberán cumplir con las formalidades exigidas en la Ley.

Es importante señalar, que a pesar de que este tipo de fundaciones no pueden dedicarse a realizar actividades con fines de lucro, las mismas tienen grandes usos reales y prácticos para la comunidad. Al ser un instrumento permanente, ofrece la posibilidad de fijar y seguir por largo tiempo, e incluso después de la muerte del fundador, las ideas y objetivos determinados que dicha persona tenga en mente respecto a su capital o su patrimonio; el destino del mismo, así como la planificación del patrimonio.
 

Ventajas de Constituir una Fundación de Interés Privado en Panamá.

  • Se mantiene el anonimato y privacidad de los beneficiarios, ya que sus nombres no aparecen registrados en ninguna oficina pública.

  • No se requiere presentar las utilidades anuales o las declaraciones financieras; completa exoneración del pago de impuestos de cualquier actividad mercantil llevada a cabo fuera de la República de Panamá.

  • La Fundación Panameña, ofrece bastante flexibilidad para traspasar o administrar un patrimonio en favor del mismo fundador, o de terceros, familiares, hijos o herederos.

  • Disponen de una estructura fiduciaria, para el traspaso ordenado y disposición de lo bienes a los beneficiarios, por la muerte del Fundador, manteniendo éste el control de los bienes de por vida.

  • Los derechos sucesorios que se aplican en el domicilio del fundador o de los beneficiarios, no son efectivos contra los bienes de la fundación ni pueden estos derechos afectar la validez o ejecución de los objetivos de la fundación.

  • El fundador, si así lo desea, puede actuar a través de una sociedad.

  • Están exentas de todo tributo, contribución o gravamen en la República de Panamá (exceptuando el pago de la Tasa Única Anual).  Por consiguiente, no pagan impuesto sobre la renta, sobre el patrimonio, de inmueble, de herencia, ni de transferencia. También quedan exentos los títulos, certificados de depósito, valores, dineros o acciones efectuados por razón de cumplimiento de los fines u objetivos

  • Total secreto y anonimato: La Ley de Fundaciones de Interés Privado establece que los miembros del Consejo de Fundación, los protectores o fiscalizadores, así como cualesquiera persona o institución que, por razón de sus funciones, obtengan información relacionada con las actividades, transacciones u operaciones de la Fundación de Interés Privado, estarán siempre obligadas a mantener estricto secreto. El incumplimiento a este deber conlleva sanciones penales y pecuniarias gravísimas para el infractor.

  • No existe requisito legal alguno de revelar el nombre de los verdaderos fundadores o de los beneficiarios.

  • No hay que registrar ningún tipo de declaración anual de rentas o estados financieros; sin embargo, es obligatorio conservar los Registros Contables de la fundación

  • Para los efectos legales, los bienes de la Fundación constituirán un patrimonio separado de los bienes personales de EL FUNDADOR y dichos bienes no podrán ser secuestrados, embargados ni objeto de acción o medida cautelar.

 

Principales Características

  • Puede ser constituida por cualquier persona, natural o jurídica, por sí o por medio de terceros apoderados.

  • Pueden constituirse para que surtan sus efectos desde el momento de su creación o después de la muerte del fundador.

  • No persigue fines de lucro, pero pueden realizar actos de comercio en forma no habitual. Por ejemplo, constituirse en tenedor de acciones de grupos financieros (holdings).

  • Toda Fundación, y sus modificaciones, pagan Derechos de Registro y Tasa Única Anual, igual que las Sociedades Anónimas.

  • Tanto la Administración, como el cumplimiento de los fines objetivos de la Fundación, estarán a cargo del Consejo de la Fundación.

  • Toda controversia, que no tenga un procedimiento especial señalado en la Ley, será resuelta a través de un proceso sumario; Sin embargo, en el Acta Funcional o en los Reglamentos de la Fundación puede pactarse una cláusula de arbitraje.

Usos más comunes

  • Protección de personas indefensas, tales como menores de edad, incapaces o personas inhábiles para administrar sus propios bienes o expuestos al peligro de perder su patrimonio.

  • Para la continuidad y la conservación de negocios familiares.

  • Para ser administradora de planes de distribución de utilidades.

  • Como tenedora de acciones y otros bienes de compañías privadas.

  • Como el medio para el cobro de regalías y otros tipos de créditos.

  • Como el medio para invertir en depósitos a plazo, acciones, bonos u otros valores.

  • Como dueño de bienes inmuebles o muebles, tales como obras arte.

  • Puede utilizarse para la operación de cuentas bancarias, ya que éste constituye un medio seguro y discreto para cuentas cifradas.

  • Para la protección de activos, ya que las Fundaciones de este tipo no pueden ser embargadas ni secuestradas.

Diferencia con el fideicomiso

Una fundación de interés privado es completamente diferente a un fideicomiso.    En un fideicomiso usted le da a otras personas la administración de su dinero y de sus propiedades. Las fundaciones de interés privado son una entidad o una persona separada y usted posee la administración y representación de sus propiedades.

Al contrario de un fideicomiso, que es puramente un instrumento contractual, una fundación separa la entidad legal donde los fundadores dotan con propiedades para un propósito específico en los hechos de la fundación o artículos. La fundación no tiene accionistas, pero sí beneficiarios.

El propósito de la fundación es usualmente proveer beneficios a los miembros de su familia.  Una fundación es puesta a funcionar con un capital semilla del fundador. Esta base es responsable de mantener las propiedades y proveer a los beneficiarios los beneficios de acuerdo con los artículos y leyes de la fundación. La cual será asistida por un protector, y el consentimiento de éste es requerido para algunas decisiones. Realmente, en la práctica el Protector es responsable del mantenimiento de las propiedades y proveer a los beneficiarios sus beneficios.

Los instrumentos de un fideicomiso definen la ley aplicable, la magnitud del poder de las personas del fideicomiso, las reglas que gobiernan la administración de las propiedades, el máximo de duración del fideicomiso y la distribución final de las propiedades.

MULFORD ABOGADOS

ENERO 2017

CONTÁCTANOS